Hipocondriasis, divino padecer

diciembre 4th, 2008 § 0 comments

No hay nada más alentador, más romántico, más normal y predecible, más viril y seductor que un hombre hipocondríaco. Yo los amo y sin ellos no puedo vivir. La hipocondría es una muestra de gran estima personal, de fuerza y vigor, de valentía, de una seguridad en sí mismo por completo deslumbrante. Los síntomas se miden de acuerdo al nivel de hombría, mientras más macho, más fuertes son las dolencias. Los que niegan serlos es un acto en sí hipocondríaco, e indica que próximamente lo serán, y si no llegan a serlo, para mí son sospechosos, pues aún no he conocido a ningún hombre que no lo sea. Que en seguida que una se sienta con síntomas, los de ellos escalen y sean más notables aún, de una cierta rareza no encontrada en ningún informe médico en la clínica, en la internet o en el libraco de medicina que los hombres acostumbran a tener en la mesita de noche y es como una especie de Biblia que responde a los enigmas de los más perturbadores y desconocidos padecimientos.

A menudo los hombres sienten síntomas físicos inexplicables, experimentan raras erupciones e incógnitos dolores. El mismo Moliere los encasilló en su comedia El Enfermo Imaginario, donde el personaje principal, como tantos hombres que conozco, era un esclavo de sus malestares. Algo que a mí en lo personal me parece atractivo y un peculiar modo de seducir a una mujer. Es un desorden que aflige al hombre y que sólo una mujer puede “comprender” cuando el enfermo, atrapado en su pánico se convalece en su estado más puro, y que se mejora tan pronto los niños se duermen, comienza el partido de pelota, telefonea un amigo para ir al bar, o recuerdan que existen el porno gratis.

En conclusión, un hombre hipocondríaco es un hombre inofensivo y con certeza lleno de salud. Así que si te encuentras con uno, no lo dejes ir. Cada especie con su cosa, ellos son hipocondríacos y nosotras histéricas, y de eso si que hay para hablar rato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *